Fecundación in vitro: un problema moral solo para los integristas

In Ciencia

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica de laboratorio destinada a fecundar un óvulo con un espermatozoide fuera del útero. Es la principal solución para la esterilidad cuando otros métodos de reproducción asistida no han tenido éxito. Los médicos suelen definir a la FIV como un tratamiento, como si la esterilidad fuese una enfermedad y la reproducción una obligación fisiológica para poder vivir como individuos y no una elección.


El proceso de la FIV implica el control hormonal del proceso ovulatorio de la mujer, extrayendo uno o varios ovocitos de los ovarios maternos para que puedan ser fecundados por espermatozoides en un medio líquido. Una vez fecundado, el ovocito suele ser transferido al útero de la mujer para que se implante y continúe el desarrollo normal hasta el parto.



La denominación in vitro procede del latín y significa “en cristal”. Los primeros experimentos de cultivo de tejidos fuera de un organismo vivo se hacían en contenedores de cristal como los tubos de ensayo, las probetas o las placas de Petri. A día de hoy, se refiere a cualquier proceso biológico que se realiza fuera del organismo. En un proceso in vivo, el tejido permanece dentro de un organismo vivo. Por cierto, a los bebés concebidos mediante FIV se les denomina de forma coloquial como bebés probeta.

Fecundación in vitro: orígenes

Los primeros experimentos de FIV en animales, ratones y conejos comenzaron en 1937. M. C. Chang consiguió el nacimiento de conejos en 1959. El reconocido R. G. Edwards inició los estudios con óvulos humanos en 1963 y, desde entonces, los estudios de fecundación de embriones humanos se han multiplicado. En 1978 se lograron los primeros embriones implantados en el útero.


La técnica de laboratorio de FIV, destinada a dar una solución a las personas estériles que toman la decisión libre de tener un hijo o, por su fe, se sienten obligadas a reproducirse y poblar la tierra, genera un problema moral a los integristas católicos, entre otros adalides de la verdad.


Algunos moralistas de la jerarquía vaticana consideran que, en este caso, ciencia y ética católica se contraponen. En primer lugar, porque no tienen claro si se respeta o no la naturaleza del embrión humano. En su experiencia personal y directa en las clínicas de reproducción asistida, los sacerdotes parace que obtienen conocimiento como para juzgar los métodos aplicados.

¿Riesgos en la fecundación in vitro?

Por ejemplo, la técnica de FIV requiere, en ocasiones, de la fecundación de varios embriones, ya sea para tener una reserva o por si la unión de espermatozoide y óvulo falla. Generalmente, los embriones en almacén quedan a disposición de la madre para cuando los quiera, aunque es normal escuchar a los predicadores preguntarse: ¿Se tiran? ¿Se usan como cosméticos? ¿Se usan para experimentación? Preguntas dignas de una novela de intriga.


LA FIV busca, simplemente, una forma de conseguir de forma artificial, controlada y segura lo que la naturaleza hace de forma natural. Las sospechas sobre ciertas prácticas, sin pruebas que las demuestren, no son más que sermones vacíos.


En segundo lugar, porque los integristas no tienen claro si se cumple o no la finalidad de la procreación dentro del matrimonio. Ellos, tan habituados al acto sexual que une física y afectivamente a dos personas dentro del matrimonio son, por supuesto, los más indicados para pontificar sobre este particular.

Una visión sobre la fecundación in vitro

Como consta en la Instrucción Donum Vitae (1987), “el origen del ser humano es el resultado de la procreación ligada a la unión no solamente biológica, sino también espiritual de los padres unidos por el vínculo del matrimonio. Una fecundación obtenida fuera del cuerpo de los esposos, queda privada, por esa razón, de los significados y de los valores que se expresan mediante el lenguaje del cuerpo, en la unión de las personas humanas”.


Al parecer, es necesaria una expresión corporal y una comunicación interpersonal para que el acto de procreación tenga sentido. Mientras tanto, obligan a sus fieles a creer en el dogma del nacimiento virginal de Jesús. Básicamente, que Cristo nació de una virgen, María, por mediación de un tercero. Y que su esposo, José, no tuvo relaciones con ella durante el embarazo. Quizá tengan miedo de que la ciencia avance hasta acciones que ellos consideran milagros y pierdan el monopolio de la credulidad.

La opinión de la Iglesia sobre la fecundación in vitro

La Iglesia considera que la fecundación es un acto personal de la pareja cuyo resultado es un ser humano fruto del amor. No tiene en cuenta la variada casuística de la fecundación como son las violaciones, las relaciones extramaritales, el sexo antes del matrimonio, etc. Para Roma solo existe la responsabilidad de los esposos como cónyuges.


Por tanto, el Vaticano no quiere permitir que la infertilidad se solucione mediante métodos artificiales que van contra sus principios morales que afectan a la utilidad de la persona como máquina reproductora y a la finalidad del matrimonio desde un punto de vista religioso. Una vez más, la jerarquía demuestra su rigidez ética y su incapacidad para adaptarse a la sociedad del siglo XXI.


¿Por qué no considerar la fecundación in vitro como un milagro también? ¿Y tú, qué opinas de esta técnica de reproducción? ¿La has utilizado? ¿Planeas hacerlo? ¿Conoces a alguien que tenga un hijo in vitro? Comparte en las redes sociales y anima el debate.

¡Suscríbete!

Si te gustan catscience.org y El misterio del umbral, suscríbete ahora y recibirás más misterios en tu buzón.

You may also read!

Científicos de todo el mundo buscan el Arca de la Alianza

Un equipo internacional de investigadores está buscando el Arca de la Alianza en el Monte Nebo (Jordania), un territorio

Read More...

Ciencia y fe: dos caminos hacia la misma verdad

«La ciencia moderna descubre a Dios detrás de cada nueva puerta que abre» Lo dijo Pío XII en un congreso

Read More...

Los sorprendentes análisis científicos de la Sábana Santa

La Sábana Santa o Sudario de Turín es de las reliquias cristianas que mayor atención ha recibido por parte

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu